¡Que NO te Engañen! 12 Claves para Evitar Estafas en Proyectos Web

¡Que NO te Engañen! 12 Claves para Evitar Estafas en Proyectos Web

¿Te ha estafado, chantajeado o engañado la agencia de marketing o el diseñador web con el que trabajas? Si es así, esta guía te interesa. Si no es así ¡también! porque puedes ser el siguiente. A ver, llevo en la consultoría, diseño, optimización y mantenimiento de instalaciones WordPress lo suficiente para saber de lo que hablo ¡te lo aseguro! De hecho, tenía otro contenido programada para esta semana en mi calendario editorial, pero después de la última experiencia con un amigo cercano, me he visto obligado a elaborar un checklist a seguir por cualquier persona o empresa que haya contratado o vaya a contratar cualquier tipo de servicio de consultoría, diseño web, hosting o mantenimiento web.

como evitar estafas engaños chantaje de agencias profesionales diseño web

De hecho, podrías pensar que estoy tirando piedras en mi propio tejado, pero estoy tan seguro de lo que hago y cómo lo hago que estoy dispuesto a correr el riesgo. Son muchas las cosas que se me pasan por la cabeza cuando hablo de estafas, chantajes y engaños en el mundo del alojamiento web, diseño web o mantenimiento web, porque soy muy visceral y no me gusta que la gente se aproveche del desconocimiento de los demás.

El servicio que ofrecen agencias y diseñadores web se puede entender como los talleres y los coches.

El símil que me viene a la cabeza son los talleres y los coches. Cuando tienes un coche, y se estropea o necesita algún tipo de mantenimiento, tienes que llevarlo a un taller. En el taller te pueden asesorar sobre la mejor manera de solucionar el problema o te pueden “engañar” en inflar el precio final. ¿Problema? ¡Que tu nunca te vas a enterar! ¿Por qué? Porque no tienes ni idea de cómo se arregla un coche, por lo que “confías” en esa persona que te atiende y en el taller donde tu coche será “arreglado”. Mi última experiencia fue muy mala, ya que, aunque tengo alguna noción de mecánica, esta se ve mermada cuando entramos en temas de motor y refrigeración. El resultado fue pagar un sobrecoste de 800€ de arreglos innecesarios.

¿Pillas la indirecta? ¡Seguro que si! Cuando te metes en temas que no conoces, lo mejor es no fiarse al 100% de la persona o empresa que te va a hacer el trabajo. Insisto en el hecho de que esto puede llegar a afectarme negativamente en el futuro, pero estoy harto de recibir llamadas de personas a las que amenazan con borrarles el sitio web, los perfiles sociales o los correos. Por ello, he creado un checklist obligatorio para cualquier persona o empresa que quiero emprender en el mundo online (o que simplemente quiera mejorar su visibilidad). Son una serie de aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de contratar cualquier servicio de consultoría, diseño web, hosting o mantenimiento web.

Nota: De todas maneras, aunque voy a ponerme en la piel del cliente, no quiero dejar de lado el lado del desarrollador o proveedor. Hay estafas, chantajes y engaños en ambos lados, no te equivoques.

Índice

Tómate muy en serio el control de tus activos digitales

A ver, no quiero alarmar a nadie ni que salgas acojonado después de leer este artículo, pero de verdad es para preocuparse mucho y para tomar cartas en el asunto. A mi siempre me han dicho que los errores de otras personas (en este caso penurias) ayudan mucho a entender los problemas y a evitarlos en el futuro (si te das cuenta, de eso va la formación, de contar en qué fallaste y cómo solucionarlo). Por ello, te voy a contar una historia muy cercana que estoy seguro de que te abrirá los ojos.

Se trata de Paco (me invento el nombre porque no viene al cuento) y tiene una empresa de ropa deportiva premium (lo mismo con la empresa). Paco un día decidió emprender por su cuenta y empezó el duro camino de crear una empresa en España (en otros países latinoamericanos no es más fácil) y se puso a buscar financiación, local y la fórmula perfecta para crear ropa deportiva de calidad a un bien precio.

Paco es emprendedor y quiere hacer realidad su idea de negocio: un empresa de ropa deportiva premium.

En el camino se enfrentó a muchos problemas pero, con tiempo y dedicación, fue derribando obstáculos y dando pasos hacia delante ¡hasta que decidió crear una tienda online! Este escollo se antojaba insalvable, por lo que recurrió a un gran amigo suyo, Pedro (me lo invento porque no quiero problemas, pero sería para publicar el nombre real), que ya tenía conocimientos y algo de experiencia en el mundo de Internet (o eso parecía).

Paco pidió una subvención en su comunidad autónoma (le concedieron 8.000€) para hacer frente a la inversión que había que hacer para ser visible en Internet. Entonces preguntó a Pedro qué debería hacer para empezar a vender en Internet e ir cogiendo fuerza y popularidad. Pedro le aconsejó crear una tienda online, diseñar catálogos, hacer fotos y vídeos profesionales de los productos y hacer publicidad en Google Adwords y Facebook Ads.

Paco, al no tener ninguna noción de páginas web, redes sociales o publicidad en Internet decide encargarle a Pedro todo el trabajo.

¡Y el proyecto web empezó! Todo fue bien (o eso pensaba Paco) y la web empezó a dar sus primeras ventas y los fans empezaron a llegar a los perfiles sociales. Pedro le fue entregando todo lo acordado a lo largo de varios meses, a excepción de una serie de vídeos profesionales (que se iban posponiendo). Paco se desentendió de ciertas cosas (que es la moraleja de esta guía), ya que confiaba plenamente en su amigo y compañero de viaje online.

Lo que vino a continuación trastocó todo el planteamiento amistoso que parecía que había. Paco, tras haber pagado religiosamente todo el trabajo con el dinero de la subvención pidió a Pedro que le entregase los catálogos que faltaban, a lo que se negó rotundamente. De hecho, fue tal la confrontación que 1 día después de esa charla (¿amistosa?) Pedro cambió la contraseña de acceso de administrador a la tienda online a Paco. ¿Y el acceso al dominio y al hosting te preguntaras? No hizo falta cambiarlo porque Paco se desentendió de tal manera que ni la tenía.

Paco, al desentenderse de sus activos digitales, huyo del control y acceso de administrador de una de las partes más importantes de su negocio.

Paco fue a hablar con Pedro para pedirle que le diera todos los accesos, a lo que se negó nuevamente, no sin después chantajearle para recuperarlas previo pago de los catálogos (que todavía no estaban creados). ¿Te pones en situación? ¡Qué angustia! Lo estoy escribiendo y rememorando y me estoy cabreando por momentos ¡vaya desgraciado! Si quieres conocer el final de esta historia, lo mejor es que te leas todo el artículo y la descubras por ti mismo (no tiene desperdicio). Eso sí, te pido que mientras tanto vayas pensando en lo que tu hubieras hecho en su situación.

¿Te faltan datos para decidir qué haces? ¡Te pongo en situación! Tienes una tienda online que ya genera varias decenas de ventas diarias, unos perfiles sociales activos (en definitiva, con una empresa y una marca en marcha) y las facturas al día (dominio, hosting, etc). Pero no quieres pagar un catálogo (que todavía no está hecho y por el que te piden 1500€) hasta la entrega, con el cual te están chantajeando y amenazando con perder todo tu negocio online. ¿Pagas? ¿Denuncias? ¿Matas? Tu dale al coco y luego te cuento el desenlace de esta historia.

Claves críticas para evitar fraudes en tu proyecto web

Quizás he empezado un poco fuerte, pero quiero que sepas que ha sido a propósito. Necesito que, tanto si no has tenido o no algún problema con alguna agencia o diseñador web te quedes con lo que te voy a explicar en esta completa guía. Estoy harto de recibir consultas, llamadas y mensajes a través de las redes sociales de historias desgarradoras que se podrían evitar con en muy pocos pasos (y muy rápido). Por ello, voy a ir punto por punto explicando qué haría yo en el caso de pedir un servicio de consultoría, diseño web, hosting o mantenimiento web:

#1 Pide un presupuesto que explique los trabajos a realizar y los plazos

Uno de los errores más comunes en la contratación de un servicio de diseño web es entregar un presupuesto abierto que no especifique lo que entra y lo que no. En este caso la agencia o diseñador web te tiene ¡pillado por los h*****! (es cierto, otra cosa es que la gente no haga uso de ese poder). Esto, si lo sumas a un presupuesto sin una fecha límite de entrega, se convierte en un completo desastre (sobre todo si algo falla en el camino o el resultado no es de tu gusto).

Aquí hay 2 partes: tú y la agencia o diseñador web. La primera siempre espera mucho más de lo que ha pagado (es lógico si no te ponen cotas a la imaginación) y la segunda intenta administrar las horas de trabajo de la manera más efectiva posible para que suba su rentabilidad (a menos horas más proyectos al mes). La realidad es que el cliente muchas veces no tiene ni idea de cuánto vale el trabajo y el error es que esperar que valore algo que no conoce (en caso de la agencia o profesional que realiza el trabajo). Por ello, te quiero dar una serie de consejos:

  • Pide siempre un presupuesto por escrito: Las palabras se las lleva el viento y mucho más con un presupuesto verbal. Siempre pide por escrito con todas las condiciones del trabajo a realizar.
  • Pide varias opciones de precio: Pide las diferentes opciones de precio (y específica en cada uno de ellos qué entra y qué no) en caso de necesitar funcionalidad extra en el sitio web.
  • Especifica qué entra en el presupuesto: Pide de forma clara y concisa qué entra en el presupuesto para evitar futuros malos entendidos (si solo entra una revisión o los contenidos los tienes que enviar tú, que esté claro en el presupuesto.
  • Comprueba el plazo de validez del presupuesto: Todos los presupuestos que envío tienen una validez de 30 días. Si pasado este plazo el cliente no dice nada, el presupuesto deja de ser válido y puede pasar, o que el precio cambie, o que no pueda hacer un nuevo presupuesto si tengo mucho trabajo. Estate atento a este plazo.
  • Estate atento a los plazos de entrega: Tu no sabes cuánto tiempo necesita la agencia o el diseñador web para hacer el trabajo. Si quieres ahorrarte el sentirte agobiado y presionado, comprueba los plazos de entrega en base a tus necesidades (o las de tu negocio). Intenta que no sea menos de 1 mes, porque es muy probable que se pase de plazo. Si te urge, llega a un acuerdo con la empresa o profesional.
  • Pide y paga siempre una señal: Aunque parece que este punto beneficia más a la empresa o profesionales que va a ejecutar el proyecto, no es así. De esta manera te aseguras de darle seguridad (estás dispuesto a pagar por adelantado una cantidad y eso dice algo bueno de ti). Esto provoca un mejor trabajo, más cómodo y mucho más fluido (hay buen rollo). En mi caso, no muevo ni un dedo sin cobrar el 40% por adelantado ¿Por qué? Porque de esta manera clientes que no me interesan (más adelante ya os contaré los tipos de clientes) y exige a mi cliente estar activo en la comunicación diaria (ya ha invertido dinero y no puedo perderlo) y en la entrega de los materiales necesarios.
Nota: La parte del presupuesto, como es la que primero sale en la comunicación con la agencia o freelance, es vital que salga correctamente, ya que de ello dependerá el resto de la relación.

#2 Exige un contrato del trabajo a realizar a la agencia o diseñador web

Tanto si eres el cliente, como si eres la agencia o diseñador web autónomo o freelance o tienes pensando en serlo, en algún momento te deberías a enfrentar a un contrato de diseño y desarrollo web. ¿Por qué? ¡Muy fácil! Porque es algo que te va a permitir lidiar con situaciones incómodas que ninguna persona o profesional cualificado quiere en su negocio. Por un lado, el cliente se asegura el trabajo que se va a realizar y, por otro, el desarrollador web está “preparado” y “asegurado” ante clientes que abusan de la condición de “el cliente siempre tiene la razón” ¡Todos ganan!

Es importante que entiendas que es mejor afrontar los problemas antes de que sucedan. Para evitar experiencias negativas para ti y tu marca, es vital que entiendas la importancia de tener redactado un buen contrato de servicios de diseño web. Piensa que este trozo de papel (aunque se puede hacer digitalmente para no herir aún más nuestros bosques) te puede sacar de un buen lío y te puede permitir mejorar el servicio de diseño web que te van a realizar.

Al estar todo más “atado”, tanto el cliente como la agencia o el diseñador web lo ven con buenos ojos y baja la tensión, ya que, ante cualquier problema, ambas partes tienen una guía clara de lo que se ha firmado. Por ello, te dejo las que, para mí, son razones de peso para tener tu propio contrato para ofrecer servicios de diseño web:

  • Profesionalizar el servicio de diseño web: Que tu proveedor de servicios te ofrezca un contrato muestra una cara muy profesional. De hecho, en mi caso incluso lo pongo en las condiciones del servicio, ya que son muy pocos los que lo hacen y, de esta manera, diferencio mi servicio de diseño web de gran parte de mi competencia.
  • Evitar malos entendidos: La comunicación entre tu, la agencia y el diseñador web no siempre es todo lo fluida que debiera. Muchas veces el que habla dice una cosa y el que escucha entiende otra. Incluso a veces se dicen cosas que luego se olvidan. Si está todo por escrito será mucho más difícil el dar pie a malos entendidos y, por ello, será más complicado tener un conflicto.
  • Asegurar el cobro y el pago: Si no hay un contrato, ambas partes sufren el riesgo de no recibir lo que esperan. Tú puedes temer que no se entregue la pagina web, blog o tienda online en el plazo estimado, y el diseñador web el no cobrar por sus servicios. Sin embargo, si hay un contrato escrito y firmado por las dos partes, ambas partes estáis protegidas por la ley (siempre y cuando las cláusulas estén bien redactadas y dejen bien claro este y otros puntos).
  • Definir quién es responsable de qué: Es habitual que el cliente se queje si las cosas van más despacio de lo que esperaba en un principio. De todas maneras, en muchas ocasiones, es porque no facilita el material que necesita el diseñador web (imágenes, textos, vídeos, etc) en tiempo y forma. Si existe un contrato bien redactado y explicado, esta parte queda definida en el mismo, con la posibilidad de cancelar el contrato (por ambas partes). De hecho, te recomiendo que pidas una cláusula específica para cuando exista un retraso, ya que es habitual que ocurra, no hace daño al proyecto y se puede solucionar rápidamente.
  • Definir de quién es la propiedad del diseño: Este punto es complicado. No es lo mismo diseñar un sitio web con una plantilla premium que una con una plantilla a medida. Una vez tengas esto claro, hay que dejar por escrito el traspaso de poderes (o de licencias) para evitar que tu o la agencia o desarrollador web salgáis perjudicados. Lo normal es que el diseño siga siendo 100% propiedad del profesional hasta que no se haga el 100% del pago.
  • Poder cancelar el servicio: ¡Sí! Lo has leído bien, un contrato también sirve para cancelar un posible servicio de diseño web, pero añadiendo una dosis grande de tranquilidad. Si se añade una cláusula de cancelación del servicio al contrato, te cubres las espaldas ante proveedores de servicios fraudulentos o tramposos (como el de Pedro) y las agencias y los diseñadores web ante clientes abusivos, malos y que no respetan el trabajo duro de los demás. Así, cualquier se lo pensará dos veces antes de “echarle morro” o intentar estafar o engañar.
  • Evitar cambios de dirección: Muchas son las veces que, a lo largo del proyecto, se te pueden ocurrir cosas nuevas que quieres poner o quieres modificar esto o aquello. Esto no es problema, siempre y cuando no suponga un cambio de dirección total (a veces, empezando desde cero). Con un contrato se puede establecer una cláusula que indique cómo se lidiará con los cambios que se establezcan, así como el número de revisiones que se harán, lo que da mucha seguridad al profesional que diseña el sitio web y le permite centrarse en lo importante.

Estas son sólo algunas de las razones por las que vale la pena tener un contrato de diseño y desarrollo web. Gracias a esta herramienta se puede establecer hasta donde el cliente y la empresa de servicios sois responsables de lo que sucede en la página web. Una vez que ya tienes claras las razones para tener un contrato de diseño web, es momento de que te explique qué cláusulas debe tener el contrato y que lo hacen único e intransferible. Piensa que no hay dos contratos iguales, ya que cada diseñador web (freelance o no) tendrá sus tiempos, derechos, precios, etc. Por ello, deja que te muestre las cláusulas más importantes:

  • Objetivo del contrato: Aunque pueda sonar raro, he visto muchos contratos que no ponen el objetivo del mismo. Es cómo ir al taller porque tu coche no funciona bien y no decirle al mecánico nada. Al final adivina qué le pasa, pero dedica tiempo y esfuerzo en algo que era cuestión de charlar contigo 2 minuto. Exige un objetivo en el contrato, que no va a ser otro que decir que una empresa de servicios, en los términos que en el mismo se establecen, va a llevar a cabo el diseño de un sitio web.
  • Fecha de inicio y duración del contrato: Es una de las cláusulas más importantes. Una cosa es la fecha de inicio del contrato y otra la fecha de inicio del proyecto. En este caso es importante que el contrato explique de forma clara la cantidad de semanas o meses que se necesitan para llevar a cabo el trabajo y añadir, en caso de imprevistos, el procedimiento que se va a seguir. En mi caso incluyo incluso la cantidad de días o semanas que se sumarán al proyecto cuando haya retrasos.
  • Precio y forma de pago: En todo contrato debe haber una cláusula que explique cuánto se va a pagar y cómo. No sólo basta con añadir la cantidad total (mejor con IVA), sino la forma de pago (si la ofrecen) y el % de cada pago. Por ejemplo, si te piden un 40% por adelantado, un 40% al mes del proyecto y un 20% al siguiente mes, debe quedar muy claro. Además, deben estar todos los datos bancarios y la forma de pago. En este caso te recomiendo que hagas una transferencia bancaria de, al menos, una parte del proyecto. Esta acción deja un rastro que luego podrás recuperar más adelante (cuando vienen los problemas) y hará huir a los profesionales que no lo son tanto (créeme, si te dicen que prefieren otro método de pago ¡huye!).
  • Entrega de materiales: El contrato tiene que dejar muy claro qué material necesita la agencia o el diseñador web para poder realizar el trabajo. Establece un horizonte temporal y explica, en detalle, qué necesitas, cuándo lo necesitas y cómo lo necesitas (con medidas si hace falta) para que no haya posibilidad de confundirse.
  • Derechos de autor: Es posible que no lo consideres pero, en algunos países, el diseñador conserva los derechos de autor aunque el trabajo sea para un tercero. Establecer términos de derechos de autor claros es vital, especialmente si el trabajo es muy creativo (o se aleja de lo normal) y se utilizan ciertos elementos como código, imágenes, plugins, vídeos, etc.). En este caso volvemos a la plantilla “ya hecha” o “a medida”, ya que puede que, si la agencia o el freelance va a utilizar una plantilla propia, no quiera traspasar el 100% de los derechos al cliente. Ya sea por un lado o por otro, el contrato debe dejarlo muy claro para evitar una disputa legal.
  • Cambios y revisiones: ¡Otra cláusula crítica! Es habitual que te niegues a hacer el pago completo hasta que estés 100% satisfecho con el diseño, sin importar el número de revisiones que sean necesarias, pero eso puede trastocar la estimación de horas que hizo la agencia o el diseñador freelance. El contrato debe dejar claro el número y tipo de revisiones que incluye el precio, así de cómo se contabilizarán las horas extras que hayas de invertir por cambios o revisiones no previstas en el contrato.
  • Términos de confidencialidad: También quieres que el contrato tenga una cláusula de confidencialidad con el fin de cubrirte tu y la agencia o el profesional que te diseña el sitio web. El proyecto debe estar relacionado, de alguna manera, con una persona o empresa de la que no quieras que se sepa nada durante el proyecto (por el motivo que sea).
  • Cancelación: Mientras que el contrato es más un acuerdo vinculante (y legal), la cláusula de cancelación puede definir los procedimientos a seguir ante la retirada de una o ambas partes. El contrato debe dejar por escrito bajo qué condiciones se puede dar de baja el contrato por cada una de las partes y qué coste tiene su cancelación antes de plazo.
  • Garantías: Con la garantía pasa algo parecido que con las revisiones. Una vez que el proyecto termina, tu y tu proveedor de servicios os separáis y seguís caminos diferentes (aquí se podría añadir, por ejemplo, servicios de de mantenimiento), pero, ¿te están ofreciendo una garantía por el trabajo? Si descubres, una vez que te entregan y publican el sitio web, que el profesional no ha hecho algo que estaba estipulado se puede utilizar esta cláusula para pedir una solución. Te aconsejo revisar que esté bien cumplimentada, ya que dice es una manera de que la agencia o el freelance se comprometa con su trabajo y que, en caso de error o fallo, haya una solución. ¡Eso sí! Siempre y cuando no haya habido cambios de ningún tipo (esto incluye cambios de hosting).
  • Créditos: El diseñador y cualquier otro creador debe tener un espacio en los créditos. Puede ser su nombre, la página web, el logo, etc. No importa lo que sea, pero el contrato debe dejarlo claro.
  • Acuerdo de buena voluntad: Esta cláusula es más por el buen hacer y se basa en un acuerdo de buena voluntad por ambas partes. Un contrato no puede recoger todas las situaciones, por lo que siempre es bueno firmar la paz e intentar hacer las cosas sin ánimo de herir.
Nota: Puede parecer que tanto los clientes como los diseñadores son malas personas y que hay que protegerse de todo. La realidad es que hay gente mala que no respeta el trabajo de los demás y hay que protegerse para evitar confrontaciones. Si es mutuo acuerdo, es proyecto saldrá mejor y más rápido.

También te puede interesar esta guía

contrato diseño web

¿Eres un diseñador y desarrollador web autónomo o freelance? ¿Tienes pensando en serlo? Tanto si lo eres como si no, en algún momento deberías enfrentarte a un contrato de diseño y desarrollo web.

¿Por qué? ¡Muy fácil! Porque es algo que te va a permitir lidiar con situaciones incómodas que ningún profesional cualificado quiere en su negocio. Esta guía te enseña a lidiar con los contratos y a proteger tu trabajo creativo.

Ir a la guía

#3 Paga por transferencia una parte del proyecto a realizar

Aunque ya sabes cómo debe ser el presupuesto y que este debe estar desglosado para saber qué cuesta cada fase del proyecto o los servicios que incluye, es crítico que hagas el pago por transferencia. No hace falta que sea el total del presupuesto, pero sí de una gran parte. Mi recomendación es que sea el 100%, porque así, si surgen problemas y la agencia o desarrollador web no está dispuesto a ponerle solución, tendrás una especie de “ticket de compra” para probar las acciones realizadas durante lo que ha durado el proyecto.

Nota: Como toda empresa o profesional de diseño Web respetable te pedirá pagar aproximadamente la mitad del coste total por adelantado (y el resto tras la publicación del sitio web) aprovecha ese momento para hacer una transferencia. Si ves que ponen excusas para el pago a través de transferencia desconfía y busca otra persona o empresa.

#4 Solicita facturas de cada trabajo realizado a la agencia o freelance

¡Necesitas pruebas de todo lo que haga! Aunque muchas personas huyen de las facturas (por ahorrarse el IVA u otros impuestos), este ahorro te puede salir muy caro si hay problemas. Aunque te salga algo más caro, no obvies los impuestos, porque al hacerlo pierdes un papel vital a la hora de reclamar o exigir una solución (en pocas palabras ¡estás vendido!) y eso te puede ocasionar que pierdas todo lo que has pagado (¿te acuerdas de Paco?).

Nota: ¿No has perdido nunca el ticket de compra de una camiseta o un pantalón? Al final no vas a reclamar porque sabes lo que te van a decir (aunque vayas no servirá de nada). Sin ticket no hay prueba de compra, por lo que es vital que te tomes muy en serio este punto.

#5 Conserva cualquier tipo de comunicación con la agencia o diseñador web

Que poco se sabe sobre la importancia de los emails, las llamadas y los mensajes de texto (o Whatsapp) en un proyecto web. De hecho, ¿Sabías que son pruebas que puedes aportar en un juicio?  No me quiero poner tremendista, pero hay que pensar que la cosa se puede torcer y que termine en los tribunales. Por ello, guarda absolutamente toda comunicación que se produzca con la agencia o proveedor de servicios.

La razón es sencilla. Si surge cualquier problema tienes pruebas de peso de que se dijo esto o lo otro o de que alguien se comprometió a esto o lo otro. Esto puede parecer una minucia, pero es clave para “aliviar asperezas” y darte la razón en caso de error por parte de la agencia o freelance (cuidado, también puede ocurrir al revés). Conserva todos los emails, mensajes y llamadas a buen recaudo (lo suyo es tener carpetas independientes para el proyecto), por si en algún momento los necesitas.

#6 Asegúrate de ser el único propietario del dominio web

¿Te acuerdas de la historia de Paco? Pues el cedió a Pedro todo el trabajo de gestión del dominio ¿Qué cómodo verdad? Te sientas y esperas a que otro lo haga ¡hasta que vienen los problemas y te das cuenta de que te están chantajeando para acceder a tu propio dominio, hosting o página web! Es verdad que esta historia es un poco “fuerte”, pero le puede ocurrir a cualquiera y es por eso que hay que tomar ciertas precauciones.

En este caso asegúrate que eres el único propietario del dominio web. Por desconocimiento muchas personas se fían de sus proveedores de servicio y pasan por alto este detalle. No hace falta que hagas tu la gestión, pero si lo hace otra persona o empresa, que te den el acceso del administrador de inmediato. En el caso del dominio, sólo hace falta cambiar las DNS (en caso de que el proveedor de dominio no sea el mismo que el de hosting) y poco más, por lo que pueden hacerte esa gestión, darte el acceso completo y luego eliminar su acceso (cambia la contraseña cuando ocurra esto).

Nota: Recuerda que el dominio debe estar a tu nombre o al de tu empresa. Una vez que se haya hecho la gestión, cambia la contraseña y elimina cualquier otro administrador.

Para que te estafen, mi recomendación es que tú mismo contrates el dominio web. Para que sea más fácil, he hecho una selección de los que, para mí, son los mejores proveedores de dominios web. Los he elegido por su precio, calidad y servicio (si necesitas ayuda con la elección, no dudes en contactarme):

DonDominio

mejores herramientas comprar registrar dominios dondominio
Ir a Dondominio

Godaddy

mejores herramientas comprar registrar dominios godaddy
Ir a Godaddy

NameCheap

mejores herramientas comprar registrar dominios namecheap
Ir a Namecheap
Nota: En mi caso uso mucho Godaddy, ya que tienen un servicio de soporte en español bastante bueno, y ofrecen precios muy competitivos por los dominios web (sobretodo los .com).

#7 Contrata el hosting web y da acceso temporal a la agencia o freelance

Este punto es algo complicado. Como ocurre con el dominio, por desconocimiento se suele dar carta de libertad a la agencia o freelance con la que se trabaja. Esto provoca que te desarrollen el sitio web en uno de sus servidores y luego te pasen un presupuesto de alojamiento web anual y lo apruebes sin reparos y sin analizar los precios mercado. A esto, si le sumamos que casi nadie pide acceso a su servidor, hace que sea muy fácil que te estafen, engañen o chantajeen.

Para que esto no te ocurra mi recomendación es que tú mismo contrates el hosting web. Lo puedes hacer y dar acceso a tu agencia o diseñador web para que hagan el resto del trabajo (pero siempre bajo tu tutela). Para que no te engañen en el precio, he hecho una selección de los que, para mí, son los mejores servicios de alojamiento de Worpdress. Los he elegido por su precio, calidad y servicio. Además, he tenido en cuenta los “extras” que tienen, que en algunos casos hacen que merezcan mucho la pena (si necesitas ayuda con la elección, no dudes en contactarme):

Hosting compartido

Bluehost

mejores herramientas contratar hosting bluehost
Desde $3,95/mes
Ir a Bluehost

ProfesionalHosting

mejores alojamiento hosting wordpress profesionalhosting
Desde 2,4€/mes
Ir a ProfesionalHosting

RaidBoxes

hosting compartido wordpress raidboxes
Desde 15€/mes
Ir a RaidBoxes

Raiola Networks

hosting compartido wordpress raiola networks
Desde 4,4€/mes
Ir a Raiola Networks

SiteGround

elegir hosting wordpress siteground
Desde 3,95€/mes
Ir a SiteGround

Webempresa

mejores herramientas contratar hosting webmepresa
Desde 5,27€/mes
Ir a Webempresa
Nota: En caso de que quieras empezar por algo económico te recomiendo ProfesionalHosting, Raiola Networks o Webempresa, ya que tienen un servicio de soporte en español 24X7 bastante bueno. Si, además de económico, quieres un servicio de hosting completo te recomiendo Raidboxes.

Hosting VPS

Gigas

elegir hosting wordpress gigas
Desde 15,8€/mes
Ir a Gigas

Godaddy Pro

elegir hosting wordpress godaddy
Desde 36€/mes
Ir a Godaddy PRO

SiteGround

elegir hosting wordpress siteground
Desde $29/mes
Ir a SiteGround
Nota: Si estás buscando un servicio de alojamiento para WordPress de calidad, Gigas es una opción perfecta y muy buen de precio para lo que ofrece.

Hosting especializado en WordPress

Factoría Digital

como elegir mejor hosting wordpress factoriadigital
Desde 14,95€/mes
Ir a Factoría Digital

Media Temple

elegir hosting wordpress media temple
Desde $20/mes
Ir a Media Temple

WP Engine

elegir hosting wordpress wpengine
Desde $29/mes
Ir a WP Engine
Nota: En este último caso te recomiendo el servicio de Factoría Digital. Aunque son nuevos, ofrecen un servicio a medida para WordPress que hará las delicias de cualquier instalación.

De todas formas, he creado una comparativa de hosting web que puede ser muy útil. Actualizada constantemente, podrás encontrar los mejores precios para tu alojamiento web, desde un simple hosting compartido, hasta un avanzado servidor dedicado. Visitala y dime qué te parece.

#8 Comprueba la licencia de la plantilla y los plugins y los accesos de tu web

Este es otro punto crítico que debes revisar para que evitar estafas, chantajes y engaños. Aquí entra todo lo que se refiere a tu página web, blog o tienda online. Lo primero la plantilla y los plugins (en el caso de que sea WordPress). He tenido la “desgracia” de haber asesorado a personas (Paco es sólo uno de ellos) que habían pasado por temas muy peliagudos en lo que a proyectos de diseño web se refiere. De todas maneras, en casi todos ellos, el tema de la licencia de la plantilla y los plugins era común.

¿Cuál es el problema? Que es muy habitual que los desarrollos web se realicen con plantillas y plugins que requieren licencia (si en tu caso la plantilla es a medida, no tendrías ningún problema, pero repito que no es lo habitual). Por ello, para que te la puedan jugar, comprueba que dicha licencia está activa (en WordPress basta con ir a las opciones de la plantilla en cuestión) y que no hay posibilidad de cancelarla.

Te digo esto porque, a no ser que tengas muy bien atada el tema con el contrato, las licencias se pueden revocar (su propietario), por lo que, aunque te hayan activado la plantilla o los plugins, después pueden eliminar dicha licencia desde su plataforma de gestión. ¿Cómo se soluciona esto? Comprando tú mismo la plantilla y los plugins y descontando el importe después al coste total del proyecto. Te dejo las mejores páginas para comprar plantillas y plugins para WordPress:

Elegant Themes

mejores paginas comprar plantillas premium wordpress elegantthemes
87 temas y 5 plugins desde $69/año
Ir a Elegant Themes

Themeforest

mejores paginas comprar plantillas premium wordpress themeforest
Plantillas premium desde $20
Ir a Themeforest

CodeCanyon

mejores paginas comprar plugins premium wordpress codecanyon
Plugins premium desde $5
Ir a CodeCanyon
Quiero ver más páginas para comprar plantaillas y plugins de WordPress

Respecto al tema de los accesos, ten cuidado. Es crítico que tu tengas acceso de administrador en todo momento a tu sitio web. De todas maneras, que lo tengas, no significa que estés a salvo. En WordPress la agencia o el diseñador web necesita acceso de administrador para hacer su trabajo y el hecho de que lo tengan significa que pueden eliminar a otros usuarios administradores. Lo mejor es crear un “superadmin”, aunque si tu controlas el hosting hay una manera de recuperar el acceso.

Nota: Recuerda comprobar las licencias de la plantilla y los plugins, además del acceso de administrador. De todas maneras, sigue mis instrucciones, porque tenerlo tampoco te salva del todo de fraudes y engaños.

#9 Aclara si vas a poder ver el progreso del proyecto web en tiempo real

Cuando empieza el diseño y desarrollo de sitio web, es muy importante ver su progreso. En este punto es habitual desentenderse y optar por esperar a que la agencia o diseñador freelance tenga una versión final. ¡Error! No esperes tanto y pide un acceso al sitio web que se está haciendo, para que puedas detectar fallos y mejoras y así ahorres tiempo y, a veces, dinero.

Nota: Lo suyo sería que el diseño del sitio web se realice en un entorno de prueba donde se puede “maltratar” el diseño para así dejarlo como tu quieres. Además, de esta manera no se utiliza tu dominio y no puede cometer el fallo de indexar el sitio web sin terminar (más habitual de lo que parece).

#10 Ten claros los pasos que realizarán para optimizar tu sitio web (SEO)

Lograr que tu sitio web aparezca bien posicionado en buscadores como Google, Bing o Yahoo debería ser un objetivo crítico para tu empresa a la hora de contratar un proyecto web porque, de lo contrario, ¿qué sentido tendría el proyecto web si luego nadie te va a encontrar? Si sigues mi blog, ya sabes que una web, para que aparezca bien posicionada en buscadores, depende de muchos factores SEO, entre los cuales destacan el diseño y la estructura de información, los contenidos, la densidad de palabras clave, los enlaces internos y externos y un largo etc.

No en vano, es considerada la parte más exigente y compleja dentro del desarrollo web. Por ello, asegúrate de que la agencia o profesional que contratas tiene experiencia probada en este sentido. Basta con tenga un blog potente o un portfolio de clientes con pruebas de resultados. En este sentido los contenidos que se vayan a subir son la clave. Pregúntate, ¿Pasos tú los contenidos o los redactan por ti? ¿Si los pasas tú te lo optimizan? Los resultados extra obtenidos harán que merezca la pena.

Nota: Pide una lista de acciones SEO del sitio web. En esa lista asegúrate de que sale los títulos, las descripciones, las URLs, la densidad de palabras clave, la estructura interna, etc.

#11 Deja bien claro cómo quieres proceder cuando el proyecto web termine

A medida que la tecnología avanza, así los hacen los programas (software) o gestores de contenidos (CMS) tipo WordPress que salen al mercado. No mantener este software puntualmente actualizado, aparte de poder causar problemas de seguridad muy serios, puede provocar incompatibilidades con el servidor web, problemas de visualización en navegadores y teléfonos móviles, penalizaciones de Google y un largo etc.

Actualizar estos programas requiere de ciertos conocimientos técnicos, por lo que será interesante saber qué soluciones ofrece la empresa de diseño web para ponerles remedio y cuál es su coste (antes de atarte a nada y así evitar sorpresas). Algunas empresas ofrecen un coste de desarrollo especialmente económico para luego hinchar los precios periódicos de este mantenimiento posterior. Presta atención y verlo venir. En mi caso ofrezco un servicio de mantenimiento por 49€ que también incluye el hosting.

Nota: El proyecto web no termina cuando publicas el sitio web, ya que, a partir de ese momento te toca a ti gestionarlo y administrarlo. Asegúrate de que tienes claro los pasos a dar y de que sabes de qué va el asunto. Si no es así, busca un servicio de mantenimiento de calidad.

#12 Exige un mínimo de formación para aprender a manejar tu sitio web

¡Aquí también te pueden estafar! A ver, no digo que la agencia o el diseñador web tengan que hacerte un master en administración de sitios web, pero sí formarte en las áreas más importantes para que puedas ser independiente. Si lo piensas, cualquier empresa o profesional del diseño web siempre va a preferir que sigas necesitando cosas. Eso no es malo, pero no a costa de no explicarte cómo funciona tu plantilla o WordPress.

Para que te hagas una idea, en mis proyectos doy 2 horas de formación (incluidas en el presupuesto y en el contrato) a mis clientes con el objetivo de que sean independientes y de que ellos mismos puedan administrar el sitio web. Con las complejas plantillas con las que se desarrollan las páginas web, blogs y tiendas online, sería imposible hacer nada sin un básico. Por ello, exige que incluyan horas de formación con este objetivo.

Nota: Es fácil, si no sabes cómo gestionar tu sitio web no puedes avanzar y siempre dependeras de otra persona o empresa. Por ello, exige que te den un mínimo de formación.

Bonus: Aseguráte de tener el control administrativo de tus perfiles sociales

Aunque no tiene que ver con el desarrollo del sitio web, es habitual permitir a las agencias y freelance crear los perfiles sociales del individuo o empresa. Lo puedes permitir, siempre y cuando tengas control total sobre dicho perfil y cambies la contraseña una vez termine la creación y optimización, pero te recomiendo que aprendas a hacerlo tú mismo. Es cuestión de tener un email (usa el mismo email en todas) y una buena contraseña.

Nota: Cuidado con los perfiles sociales que se puede hacer mucho daño al individuo o empresa. Asegúrate de que tiene acceso total a los perfiles y que no hay ningún administrador más que pueda entrar a publicar nada.

¡Ten cuidado! Tu proyecto web es tu cara de presentación en Internet, no la arruines

Bueno, como habrás comprobado no basta con contratar una buena agencia o diseñador web, hay mucho más. El primero paso es un presupuesto bien explicado y que incluya todo lo que se va a hacer (con puntos y comas). Después pasamos al contrato, que de tranquilidad a ambas partes para evitar problemas futuros. El resto depende de ti y de las ganas y tiempo que quieras poner a tu proyecto web, pero si realmente estás 100% comprometido no va a ser un obstáculo.

Por suerte disfruto de clientes que me han traído más clientes y te puedo decir que un buen servicio se nota (y es una buena inversión). En el camino he oído de todo (cosas muy fuertes), pero lo de Paco es un caso aparte. Ten mucho cuidado con quien contratas y pide referencias (hablo de llamar a esas personas y que te cuentan cómo les ha ido). Ya vayas a invertir 500€ o 50.000€, es importante que el proceso esté salvaguardado y que sea muy profesional.

¡Por cierto! ¿Ya tienes una decisión sobre lo de Paco? El desenlace es algo triste, pero entendible. Al final pagó el dinero restante a Pedro para olvidarse. Aunque en su decisión pesó mucho su familia (si hubiese sido por el hubiera denunciado a Pedro), tomó esta decisión porque su crecimiento en Internet pendía de un hilo y peligraban seriamente los pedidos que se estaban realizando durante este proceso. Es duro, pero creo firmemente que tomó la mejor decisión.

¡Que NO te Engañen 😈! 12 Claves para Evitar Estafas, Engaños y Chantajes 👻 en Tus Proyectos Web Haga clic para Tweet

¿Qué te ha parecido esta guía para evitar engaños y fraudes de agencias y diseñadores web? ¿Crees que me he dejado algo? ¿Tienes alguna experiencia que quieres contar? ¿Te has quedado con alguna duda o pregunta? Entonces te pido es que dejes un comentario. Da igual que sea o una duda o un simple gracias, pero me alegraré mucho de leerlo y responderlo.

¡Que NO te Engañen! 12 Claves para Evitar Estafas en Proyectos Web
10 votos (5 sobre 5)

También te puede interesar esta guía

como crear una pagina web con wordpress

¿Sientes curiosidad por iniciar tu propia web? Tener un sitio web bien hecho y profesional te va a ayudar a llegar mejor a tus actuales clientes y a muchos más, además de generar tráfico, relevancia e ingresos a tu negocio.

Hacer una página web que sea, a la vez, tu identidad digital y un escaparate es algo que hay que tomarse muy en serio. Esta guía te explica cómo crear, diseñar, gestionar, optimizar y rentabilizar una página web.

Ir a la guía
2018-09-18T15:23:08+00:00

El autor del contenido es

Ignacio Santiago
Soy muchas cosas, pero todo empezó como Blogger. Desde ahí he crecido como especialista en Marketing Online, aunque con mucha experiencia en Diseño Web, Blogging, SEO y WordPress. Ayudo a empresas y autónomos a crear, mejorar y potenciar su presencia y visibilidad en Internet, dándoles las herramientas que necesitan para tener un branding con una base muy fuerte, que inspire confianza y que genere ventas.

2 Comentarios

  1. Ester 06/02/2018 en 10:17 - Responder

    Hola Ignacio,

    Gran artículo donde tienes toda la razón. Lo que pasa en que en el tema de desarrollo web las barreras de entrada son muy bajas (cualquiera que sabe instalar una plantilla en WP ya vende sus servicios como diseño/desarrollo de WP) y cuando eso pasa, la probabilidad de encontrarte de todo es bastante elevada, por eso hay que fomentar las buenas prácticas y que el cliente se acostumbre a un mínimo de profesionalidad y calidad.

    Yo tengo una agencia de desarrollo y nosotras siempre le damos al cliente un contrato de unas 8 páginas, y cuando los clientes lo ven dicen, ¿pero de verdad es necesario? si yo te contara la de cosas raras que pasan en los proyectos… No tener un contrato de por medio, aunque sea uno muy sencillo dónde pone simplemente lo qué incluye, método de pago y las fechas de entrega de documentación (textos, imágenes, rellenar formularios) por parte del cliente y cuánto tienes tu para desarrollar, implica que un proyecto se puede demorar un montón. Especialmente cuando el cliente no siente presión para entregar todo y cuando lo entrega todo son prisas para ti. Por otra parte para los clientes es una garantía de profesionalidad y de que saben como va a ir todo el proceso y qué pasa cuando el proyecto se acaba. Si detecto un fallo que no vi en fase de pruebas, ¿quién lo resuelve?¿Podré actualizar todos los plugins siempre? Y si tengo un problema y quiero cancelar el proyecto, ¿cuánto dinero pierdo?

    • Ignacio Santiago
      Ignacio Santiago 13/02/2018 en 11:41 - Responder

      Hola Ester,

      Gracias por tu comentario y por compartir tu experiencia y lo que hacéis a nivel profesional. Estoy totalmente de acuerdo con lo que comentas, para mi el contrato es algo fundamental. También he tenido malas experiencias y sobre todo clientes y profesionales que han tenido problemas graves en algunos casos, de ahí que me decidiese a escribir este post. Saludos!

¡Es tu turno! Opina y deja tu comentario

Conecta conmigo en las redes sociales