En internet, a la hora de ilustrar una página web o un artículo del blog, muchas veces, por comodidad y desconocimiento, vamos directos al buscador de imágenes de Google. Buscas el término del que trate el contenido que quieres ilustrar y coges la primera foto que más te gusta, sin preocuparte de los derechos de autor que esta pueda tener. Estas acciones son sancionables y totalmente contrarias a los derechos de copyright, ya que no respetar las condiciones impuestas por el autor de dicha imagen, te puede supone un disgusto.