Derecho al Olvido en Internet: Qué es, Evolución y Futuro

Inicio>Internet y Tecnología>Derecho al Olvido en Internet: Qué es, Evolución y Futuro

En las últimas décadas hemos contemplado el implacable e imparable auge de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), que gradualmente han ido cambiando nuestras relaciones sociales, los tiempos de trabajo y, esencialmente, todas las relaciones interpersonales. Más concretamente, Internet y la web 2.0 son el paradigma de un nuevo proceso de comunicación pública, en el que la divulgación de la información se produce horizontalmente, sin jerarquía, a nivel global y con cierto anonimato. En un amplio abanico de cambios sociales incentivados por la innovación tecnológica, destaca la conversión de la frágil memoria humana en la poderosa memoria digital.

derecho al olvido internet

¿Qué es el derecho al olvido?

Como apunta Viktor Mayer-Schönberger, una de las voces más contrastadas sobre esta materia a nivel internacional:

With the help of widespread technology, forgetting has become the exception, and remembering the default.
Viktor Mayer-Schönberger

Se trata de la perennidad de la información difundida en Internet, medio de comunicación social y universal que combina una enorme capacidad de almacenamiento con herramientas —motores de búsqueda— que facilitan encontrar lo que se busca. En cierto modo, la información personal queda grabada en la red como si se tratara de un tatuaje que nos persigue de por vida. Frente a esto, se ha planteado la necesidad de reconocer el derecho al olvido entendido como el derecho a equivocarse y a volver a empezar, que se concretaría en la capacidad de exigir el borrado de los datos personales que contiene Internet e incluso, oponerse al tratamiento que hacen los motores de búsqueda de los datos personales incluidos en fuentes accesibles al público. Así, cuando hablamos de “derecho al olvido” hacemos referencia a posibilitar que los datos de las personas dejen de ser accesibles en la web, por petición de las mismas y cuando estas lo decidan; el derecho a retirarse del sistema y eliminar la información personal que la red contiene.

Según la Agencia Española de Protección de Datos, organización que lleva años luchando para que el derecho al olvido sea una realidad, el derecho al olvido hace referencia al derecho que tiene un ciudadano a impedir la difusión de información personal a través de internet cuando su publicación no cumple ciertos requisitos de adecuación y pertinencia previstos en la normativa”. La AEPD señala que este derecho incluye limitar la difusión de información de datos personas, incluso cuando la publicación original sea legítima. «La difusión universal e ilimitada de información que ya no tiene relevancia ni interés público a través de los buscadores causa una lesión a los derechos de las personas», apuntan.

Otra fuente fidedigna, la wikipedia, hace una aclaración mucho más breve y concisa:

El derecho al olvido es un derecho relacionado con el Habeas Data y la protección de datos personales. Se puede definir como el derecho que tiene el titular de un dato personal a borrar, bloquear o suprimir información personal que se considera obsoleta por el transcurso del tiempo o que de alguna manera afecta el libre desarrollo de alguno de sus derechos fundamentales. Como cabe apreciar, este derecho puede en ocasiones colisionar con la libertad de expresión.
Wikipedia

¿Cómo era antes?

Volviendo unos años atrás (no tantos, que Internet es muy joven), se puede ver claramente que antes de que Internet entrase en nuestras vidas, era muy difícil conocer el pasado de las personas que nos rodeaban, incluso el de las más cercanas.

De hecho, en mi opinión, se daba valor a esa información. Saber si tu vecino se dedicaba a vender casas o a ir de vacaciones a Salou era importante, y mucho más si el te lo contaba en persona. El factor humano era total, ya que si no querías saber nada, era fácil, tan solo tenías que quedarte en casa y cerrar la puerta con llave para no tener ninguna relación personal.

Otra punto muy característico era que, cuando ocurría algún desastre, podían pasar días hasta que llegase a otros pueblos, dependiendo de dónde ocurriese.

¿Cómo es actualmente?

Ahora, con el uso de Internet tal y como lo conocemos, es muy difícil no conocer los datos personales de las personas que conocemos o, incluso, de las que hemos oído hablar. Es evidente que el uso de Internet nos ha facilitado mucho nuestro día a día. Ahora, es mucho más fácil encontrar información que nos ayude en el desempeño de nuestro trabajo y, ni que decir tiene, nos ayuda a estar en contacto con aquellas personas de nuestro pasado o que se encuentran lejos que, de otra manera, habría sido muy difícil, por no decir  imposible.

El valor de la información desciende porque hay demasiada información y el acceso es fácil y gratuito. Ahora sabemos a lo que se dedica y dónde va de vacaciones nuestro vecino, pero también si tiene novia, dónde curso sus estudios y si le gusta el color rojo.

Internet ha destapado algo que yo llamo “morbo digital“, estamos enganchados totalmente a esa información, pero es porque esa información es pública, accesible y gratis. Podemos consumir vídeos en tiempo real de maltratos en la otra punta del mundo, escándalos sexuales de presidentes, y muuuuucho más (hasta donde llegue nuestra imaginación).

¿Se puede convertir en negocio?

No son muchas las empresas en España, por ahora, que se dediquen al borrado de información o de enlaces en internet, pero sí son suficientes. Los casos que llegan a estas empresas son muy diversos: empresas, particulares, antiguos personajes de la prensa rosa que han cambiado de vida y… políticos.

Su cometido no es otro que bucear por internet, hasta el fondo más oscuro, ayudándose de herramientas SEO, para encontrar enlaces, publicaciones, notas, lo que sea que el cliente quiera eliminar.

A veces se nos puede confundir con censuradores de la Red, pero no significa que vayamos a borrar cualquier cosa.
Samuel Parra, ePrivacidad

Pero nunca hay que llegar a equívocos, ya que la lucha es contra gigantes como Google o Yahoo.

Google es un buscador muy potente y es muy difícil engañarlo.
Diego Sánchez, Eliminalia

Algunas empresas que se dedican al cometido de borrar tus datos en internet son:

¿Qué es lo que está pasando en los tribunales?

Pues muy fácil: Una lucha de David contra Goliat. Tras un proceso que se ha dilatado durante más de 15 años y que ha pasado por diferentes tribunales e instituciones en España y Europa, finalmente, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha fallado a favor del conocido como “derecho al olvido” frente a los intereses comerciales de Google (Sentencia completa debajo). El alto Tribunal estima que cualquier ciudadano tiene derecho a exigir la cancelación de sus datos personales que aparecen en buscadores de Internet cuando la información hacia la que enlacen trate hechos carentes de relevancia pública y comporten un perjuicio grave o una lesión para los derechos del afectado. Por tanto, Google tendrá ahora que eliminar los enlaces correspondientes a informaciones en los que se tenga que aplicar este criterio.

¿Qué dice Google?

La empresa, que fue representada por Google Spain y Google Inc en el litigio, señala la sentencia como decepcionante para los motores de búsqueda y editores online. Google había defendido que el hecho de eliminar enlaces legítimos publicados por terceros (periódicos, blogs, y webs en general) por la reclamación de un ciudadano se convertiría en una forma de censura.

Estamos muy sorprendidos de que difiera tan drásticamente de las conclusiones del Abogado General y de las advertencias y las consecuencias que ya identificó.
Marisa Toro, Google

Derecho al olvido… ¿Si o no?

Esta es la pregunta del millón. Obviamente todavía hay medios que no se terminan de creer la sentencia de Tribunal de Justicia Europeo, y la propia compañía, Google,  creo que no da crédito.

Vamos a resumir un poco: El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha respaldado el llamado “derecho al olvido”, que permitirá a cualquier particular solicitar la retirada de resultados de los buscadores que recojan información sobre su persona que no se considere de “interés general”.

Gracias a la sentencia del Tribunal, los europeos vemos muy reforzados nuestros derechos en Internet frente a las compañías que actúan en él.
José Luis Rodríguez Álvarez, Agencia Española de Protección de Datos

Pero, significativamente, una de las voces que se han alzado en contra de este supuesto derecho ha sido la propia Asociación de Internautas, que acusa a la sentencia del TJUE de generar “inseguridad jurídica” al conceder a Google un poder que no tiene sobre la información (recordemos que Google se limita a indexar contenido ya existente), pero no ha solventado el problema de fondo: poder retirar la información de la fuente original. No son los únicos, ya que existen personalidades que no han dudado en dar su opinión pública.

De la misma manera que nada ni nadie puede hacer que se recorran las hemerotecas de todo el mundo arrancando páginas de los periódicos antiguos, nada ni nadie debe poder “obligar al olvido”.
Enrique Dans

Ahora esta polémica normativa europea viene a sumarse a los cánones anti-agregadores de noticias (una legislación nacional, pero cada vez más extendida por Europa) como parte de una nueva ola de regulaciones de Internet que parecen compartir dos características:

  • Desfigurar elementos básicos de la actual World Wide Web (los enlaces, en un caso, la indexación en buscadores en el otro)
  • Estar dirigidas fundamentalmente contra Google.

La empresa de Mountain View no había aplicado hasta ahora la normativa europea de protección de datos al considerar que el tener su sede en California la eximía de tal obligación (como bien recordaba el blog tecnológico del Wall Street Journal hace unos días, el “derecho al olvido” es un concepto ajeno al derecho estadounidense), pero esta nueva sentencia contradice la interpretación de Google y le obliga a plantearse cambios de funcionamiento… y en su estrategia legal.

En definitiva, la respuesta a la pregunta no es fácil, ya que todo depende en que lado te encuentres. Yo, personalmente, me posiciono a favor de Google, ya que no somos los ciudadanos de a pie los que vamos a aprovechar esta nueva herramienta… que va… van a ser políticos y gente influyente que van a querer tapar un poco más sus desfalcos.

Solicitar la eliminación

El formulario recién dispuesto por Google para facilitar el “derecho al olvido” no es la primera ni la única herramienta para pedirle el borrado de enlaces a contenidos lesivos, pero simplifica el proceso y es “un primer paso en el buen camino” tras la sentencia europea, según algunos juristas.

El formulario de Google es “un paso inicial” para facilitar el procedimiento exigido por la UE, según la empresa, y “en los próximos meses” espera colaborar “estrechamente con las autoridades de protección de datos y otras entidades”, a medida que “se revisa el enfoque” de su herramienta. Para reclamar desde este formulario, previa identificación con su DNI, el interesado adjuntará los enlaces a los contenidos que supuestamente le son lesivos tras explicar por qué le perjudican.

 
2017-06-14T17:18:40+00:00 5 Comments

El autor de contenido es

Ignacio Santiago
Soy muchas cosas, pero todo empezó como Blogger. Desde ahí he crecido como especialista en Marketing Online, pero con el Blogging, el Posicionamiento Web y WordPress bajo el brazo. Estas herramientas son las que uso para crear todo tipo de sitios web para mi y mis clientes. Ayudo a empresas y autónomos a crear, mejorar y potenciar su presencia y visibilidad en la red, dándoles las herramientas que necesitan para formar un branding fuerte, que inspire confianza y que genere ventas.

5 Comentarios

  1. Pedro 04/09/2015 en 09:02- Responder

    Un artículo muy Ignacio Santiago,

    Cualquiera que no conozca lo que es el derecho al olvido en Internet queda completamente enterado tras leer el post.

    Bien hecho!

  2. lenier 21/05/2014 en 03:20- Responder

    Hola, me parece interesante pero no creo que nuestros datos lleguen simplemente a desaparecer. Saludos

¡Es tu turno! Comparte tu experiencia o pregunta